¿Rendirme yo? ¡Ni de “coña”!