Nuestra invitada a la mesa: la consciencia