Trucos para mantenerte en Navidad

¿Qué hacer en épocas de fiestas?

Durante las fiestas navideñas los hábitos alimentarios cambian, abandonamos por unos días los hábitos de una dieta sana y equilibrada. Teniendo en cuenta algunos consejos, podemos pasar estas fiestas engordando lo mínimo, no hay que hacer dieta, pero tampoco hay que estar quince días comiendo y bebiendo sin control.

Ahora en Navidades, todo gira, de alguna forma, alrededor de la comida y/o bebida, comida de amigos, cole, universidad, gimnasio, trabajo, familia… nos reunimos para comer y beber, incluso a media mañana o media tarde, cafelito con mantecado, turrón…. Tenemos la excusa perfecta: “ ¡estamos en Navidad! Por un día no pasa nada”…. ¡Un día no, pero un mes sí!…empezamos en el puente de inmaculada y terminamos en reyes, ¡¡UN MES!!

Lo importante después de una situación de “celebración” es compensar rápidamente (que no significa dejar de comer ni hacer ayunos). Si hoy nos hemos pasado con una cena de amigos/familia, mañana lo compensamos comiendo ligero a lo largo del día. Si hemos hecho una comilona a medio día, por la noche cenaremos algo ligero. Y por supuesto no abandonar estos días la  actividad física, aunque sea 30 minutos de caminata.

Lo importante no es evitar situaciones “de riesgos” es saber manejarlas y saber reaccionar. Es importante escuchar a nuestro cuerpo y saber cuando estamos saciados y saber parar.

Trucos:

1. El ejercicio, nuestro compañero matinal. Aunque sea caminar todos los días 30 minutos. Y baila en las fiestas!!!

2. Es recomendable pesarse para controlar los kg en estos días.

3. No picotes entre horas, sí frutas, infusiones, tortitas de arroz o avena, yogur desnatados…Tentempiés sanos.

4. Verduras y los platos al horno (pescado, pavo tiene menos grasas…), mariscos… los mejores aliados.

5. Evita ir al “banquete” en ayunas. Tómate una pieza media hora antes y así no llegarás con tanta hambre a la comida, controlarás mejor lo que comes.

6. Elige bien que es lo que quieres comer. Se consciente de lo que comes en cada momento. En las comidas y cenas suele haber de todo, coge pequeñas cantidades.

7. Ten mucho cuidado con el alcohol. Mejor vino tinto que tiene más antioxidantes, alterna con agua y refrescos light. Los espumosos hinchan y los blancos tienen más azúcar. Las bebidas blancas mejor que oscuras q además de calorías tienen mucha azúcar.  Y tomar Cardo mariano (de compra en farmacias, parafarmacias) para depurar hígado en estos días.

8. Come despacio, deja los cubiertos  en la mesa (nos llevamos tenedor a la boca cuando aún estamos masticando), mastica y mastica hasta q hagas casi papilla. Así activarás el centro de saciedad. Al comer, el efecto saciante tarda unos 20 minutos en aparecer. Si masticamos bien y despacio, en esos 20 minutos habremos comido menos e ingerido menos calorías, además de sentirnos bien y no pesados. Es más sano para el estómago que trabaja menos, ya que todo el trabajo que no realizan los dientes para triturar, lo hace el estómago. Sin embargo, si comemos despacio, masticando bien, saboreando cada porción, ingiriendo trozos pequeños cada vez y haciendo pausas entre bocado y bocado, estamos dando tiempo a nuestro estómago para informar al cerebro sobre si hemos comido ya lo suficiente, evitando así que comamos en exceso y así evitar digestiones pesadas.

9. Tomar piña tras la cena (depurativa y la bromelia ayuda a eliminar grasa y tiene mucha fibra) o infusión de manzanilla con anís, cola de caballo, menta poleo…

Esperar 2 horas antes entre cena y dormir para hacer la digestión.

10. No te lleves restos de la cena. Compra sólo lo necesario intentando evitar que sobre mucha comida y si no, o reparte o congela para otro día.

11. Compensa los excesos los días q no son fiestas (no tomar las sobras los días posteriores). Al día siguiente toma más fruta, verdura, infusiones, caldos depurativos… bebe mucho agua. Y no te saltes ninguna comida ni  hagas ayunos. 3 a 5 comidas al día aunque más ligeras y sanas entre las fiestas.

12. Dulces sólo ocasionalmente, de forma moderada y puntual. No todos los días son fiestas. Intentad que sea a media mañana o a media tarde (entre comidas) pero nunca tras las comidas y por supuesto, no todos los días.

Y sobre todo, disfruta de las fiestas. Alimenta y nútrete no sólo de comida, también de las relaciones, de la familia, de una buena conversación, de unas risas….

Tras las Navidades es muy importante que no recurráis a dietas milagros ni a dietas depurativas continuas que logran la pérdida de peso de forma rápida pero poco sana, provocando el conocido efecto yo-yo y poniendo en riesgo vuestra salud.

Regálate estos 13 minutos y 31 segundos.

Para cumplir con el RGPD (Reglamento General de Protección de Datos) es necesario que leas y aceptes la política de protección de datos de la web. Tus datos serán almacenados en GetResponse, un proveedor de email marketing que también cumple con el RGPD.

Sí, es lo que dura el audio de regalo que he creado para ti (potente, potente).

Una conversación privada de amigas, entre tú y yo, en la que te voy a llevar a tomar consciencia en tu relación contigo y con la comida.

¡Y más cosas!

Dentro encontrarás una de las herramientas más poderosas que yo uso de toma de conciencia y por supuesto, te voy a proponer un pequeño reto para que empieces a dar tus primeros pasos hacia una relación en paz y libre.

Deja un comentario

Compartir

Soy May,
Coach NutriEmocional

Para saber quién soy al detalle, comienza por aquí.

"Audio de regalo"

13 minutos y 31 segundos que te aseguro, no te va a dejar indiferente.

Esto que te voy a contar puede ser ese primer paso para comenzar una relación libre y en paz con la comida

Para cumplir con el RGPD (Reglamento General de Protección de Datos) es necesario que leas y aceptes la política de protección de datos de la web. Tus datos serán almacenados en GetResponse, un proveedor de email marketing que también cumple con el RGPD.

Más Artículos

Tu relación con la comida

En las sesiones de Coaching NutriEmocional, hay algunas preguntas que me repiten mucho (de estos meses atrás, más). «¿Por qué

Cuerpo ideal vs. cuerpo real

Una persona que acepta su cuerpo, tal cual es, que no controla ni busca una perfección prácticamente inexistente, es una