Por qué tu lucha por adelgazar te impide bajar de peso

¿Estás en lucha continua por adelgazar?

En la primera sesión de cada grupo de mujeres que entran en mi Programa Online, se repiten los mismos mensajes: “llevo toda mi vida a dieta, desde muy jovencita, he probado de todo y me siento fatal porque no me funciona nada”. “Llevo toda mi vida en lucha con mi peso, con la comida y con mi cuerpo y eso, me genera mucha ansiedad”. “No me hago fotos porque me veo horrible”. “Evito ir a la playa porque me da vergüenza que me vean en bañador”. “Estoy continuamente controlando comer, prohibiéndome comer ciertas cosas que me apetecen, pero sé no me convienen y eso, me hace sufrir y si las como me siento culpable”. “Todo el día pensando en comer”…y un largo etc.

Es muy posible que tú también te hayas sentido como ellas alguna vez.

Como ya habrás observado, estos mensajes contienen muchísimo sufrimiento, malestar, impotencia, enfado, tristeza, ansiedad, estrés…

Y, además, si llevas años repitiéndote este tipo de mensajes, es muy posible que tú misma te estés generando una fuente de estrés interna.

Es una pena estar toda tu vida peleándote con lo más valioso que tienes, que es tu cuerpo.

Ya en la vida hay bastante sufrimiento como para, encima, ponerte a dieta y sufrir todavía más en una lucha continua con tu cuerpo para conseguir adelgazar.

¿Dónde está el «problema»?

El “problema” no es la comida ni es tu peso. El “problema” es la relación que tienes con la comida y con tu peso, que hace que tu cuerpo permanezca constantemente en un estado de alerta y con un estrés constante.

Tu lucha con la comida te genera sufrimiento, malestar, impotencia, culpa… y sentir todo eso, un día tras otro, hace que pases toda tu vida en un estado permanente de estrés.

Poner tu foco en las dietas y en tu necesidad de adelgazar solo te genera más estrés todavía. Y en este estado es muy difícil adelgazar. Y ahora te explico por qué.

En un momento concreto de peligro, entras en un estado puntual de estrés, tu cuerpo genera cortisol y eso te ayuda a hacer frente a esa situación concreta de riesgo.

El problema viene cuando pasas toda tu vida, saltando de dieta en dieta, en un estado permanente que te causa un estrés crónico y es como si vivieras en una amenaza constante.

Cuando haces dietas restrictivas, tu cuerpo siente que hay un peligro real de morir de hambre y es por ello que genera cortisol y hace todo lo posible por mantener toda la grasa que tienes en tu cuerpo, ya que la grasa es la reserva de energía que le ayuda a sobrevivir cuando no tiene alimentos.

Así que, en este estado de alerta y estrés continuado, en el que estás intoxicada de cortisol, es muy difícil adelgazar ya que tu cuerpo hace todo lo posible por no desprenderse ni de un gramo de grasa.

¿Cómo salir de ese sufrimiento continuo?

Entonces, ¿Cómo salir del bucle de las dietas que solo hace ponerte en estado de lucha, producirte estrés crónico, generarte cortisol e impedirte bajar de peso?

Siendo valiente y pasando del modo lucha, en el que estás ahora, al modo aceptación.

Hoy puede ser el día en el que, finalmente, dejes atrás esa lucha y ese sufrimiento continuo.

Hoy puede ser el día en el que, finalmente, digas “basta ya de dietas” y comiences a desactivar en tu mente esos bloqueos inconscientes que te están impidiendo adelgazar.

El primer paso es la autoaceptación de tu cuerpo. Y eso no significa que te tiene que gustar tu cuerpo ni tampoco que debes dejar de cuidarlo. Significa que debes comenzar a aceptarlo tal y como es.

Y a partir de ahí, soltar las dietas y la necesidad de adelgazar. En ese momento, comenzarás a bajar de peso de forma natural.

Hay un mundo maravilloso más allá de las dietas.

Sal del bucle de las dietas, demuéstrale a tu cuerpo que no está en peligro, haz que salga del estrés crónico y que deje de generar cortisol continuamente.

Descubre el maravilloso mundo del autocuidado, de la autoaceptación, del autoamor… y te garantizo que cuando comiences ese viaje de transformación personal, vas a bajar de peso de forma natural.

Un abrazote cargado de energía

May

P.D. Si quieres un cambio, yo te puedo acompañar en tu viaje de transformación personal para conseguir tu objetivo saludable.

¿Cómo lo hago? con mi Programa Grupal Mujer Divina. Un programa para eliminar y los bloqueos inconscientes y las creencias limitantes que te impiden adelgazar”.

Reserva tu sesión telefónica gratuita para que podamos conocerte un poco más y valorar si eres la persona adecuada para que podamos ayudarte con el programa.

Regálate estos 13 minutos y 31 segundos.

Para cumplir con el RGPD (Reglamento General de Protección de Datos) es necesario que leas y aceptes la política de protección de datos de la web. Tus datos serán almacenados en GetResponse, un proveedor de email marketing que también cumple con el RGPD.

Sí, es lo que dura el audio de regalo que he creado para ti (potente, potente).

Una conversación privada de amigas, entre tú y yo, en la que te voy a llevar a tomar consciencia en tu relación contigo y con la comida.

¡Y más cosas!

Dentro encontrarás una de las herramientas más poderosas que yo uso de toma de conciencia y por supuesto, te voy a proponer un pequeño reto para que empieces a dar tus primeros pasos hacia una relación en paz y libre.

Deja un comentario

Compartir

Soy May,
Coach NutriEmocional

Para saber quién soy al detalle, comienza por aquí.

"Audio de regalo"

13 minutos y 31 segundos que te aseguro, no te va a dejar indiferente.

Esto que te voy a contar puede ser ese primer paso para comenzar una relación libre y en paz con la comida

Para cumplir con el RGPD (Reglamento General de Protección de Datos) es necesario que leas y aceptes la política de protección de datos de la web. Tus datos serán almacenados en GetResponse, un proveedor de email marketing que también cumple con el RGPD.

Más Artículos

Tu relación con la comida

En las sesiones de Coaching NutriEmocional, hay algunas preguntas que me repiten mucho (de estos meses atrás, más). «¿Por qué

Cuerpo ideal vs. cuerpo real

Una persona que acepta su cuerpo, tal cual es, que no controla ni busca una perfección prácticamente inexistente, es una