El estrés y la alimentación

La vida está llena de circunstancias personales/acontecimientos, muchas de las cuales no podemos controlar, ocurren y punto. A veces ocurren cosas distintas a lo que habíamos planeado y como hay cosas/ circunstancias que escapan a nuestro control, es importante saber fluir con lo que pase y con lo que el día a día nos depara en cada momento, lo hayamos planeado o no, nos guste o no. Si permanecemos fuertes, podremos “jugar” con la vida. Siendo flexibles, procurando estar presentes y conscientes y priorizando en cada momento lo que es importante.

Causas del estrés:

  • No poder abarcar todo lo que tenemos en nuestro día a día, exceso de “quehaceres”: nos auto-imponemos multitud de tareas que no podemos realizar. Las circunstancias personales son más grandes que nosotros, nos superan. Hay que saber priorizar, agendar, postergar si no es el momento y delegar.
  • Rigidez: falta de flexibilidad para fluir con lo nuevo e inesperado. Adaptarse a los cambios
  • Debilidad del sistema nervioso: alimentación extrema con efectos desmineralizantes y debilitantes. Llevar una dieta sana y equilibrada es fundamental.
  • Falta de descanso: hay que dedicar un 1/3 del día.  
  • Falta de  movimiento y ejercicio físico
  • Desconexión de la rutina: sacar un rato al día para nosotros para hacer actividades que nos gusten y motiven (música, lectura, masaje, baile, deporte, amigos…)
  • Falta de conexión con el presente: El estar enfocados en el pasado o futuro y desconectar del presente, que es lo único real.

En relación a la alimentación, hay que procurar tomar alimentos de vibración moderada, que nos equilibren y nutran en nuestro día a día:

  • Hidratos de carbono y cereales integrales (avena, arroz, centeno, espelta, trigo sarraceno…)
  • Proteínas vegetales (tofu, soja, legumbres…)
  • Pescado (atún, salmón…)
  • Semillas (sésamo, lino, girasol, calabaza…)
  • Frutas y frutos secos (pasas, orejones, almendras crudas, nueces…)
  • Verduras verdes y de raíz (batata, zanahoria, remolacha, apio
  • Frutas locales y de temporada
  • Algas de mar (wakame, nori, espaguetis de mar…)
  • Condimentos y endulzantes naturales (stevia…).

El consumo regular de estos alimentos genera bienestar, equilibrio y conexión.

El cambio personal se consigue a través de un cambio de hábitos, cuidarse (por dentro y por fuera)  es el hábito más saludable.

Regálate estos 13 minutos y 31 segundos.

Para cumplir con el RGPD (Reglamento General de Protección de Datos) es necesario que leas y aceptes la política de protección de datos de la web. Tus datos serán almacenados en GetResponse, un proveedor de email marketing que también cumple con el RGPD.

Sí, es lo que dura el audio de regalo que he creado para ti (potente, potente).

Una conversación privada de amigas, entre tú y yo, en la que te voy a llevar a tomar consciencia en tu relación contigo y con la comida.

¡Y más cosas!

Dentro encontrarás una de las herramientas más poderosas que yo uso de toma de conciencia y por supuesto, te voy a proponer un pequeño reto para que empieces a dar tus primeros pasos hacia una relación en paz y libre.

Deja un comentario

Compartir

Soy May,
Coach NutriEmocional

Para saber quién soy al detalle, comienza por aquí.

"Audio de regalo"

13 minutos y 31 segundos que te aseguro, no te va a dejar indiferente.

Esto que te voy a contar puede ser ese primer paso para comenzar una relación libre y en paz con la comida

Para cumplir con el RGPD (Reglamento General de Protección de Datos) es necesario que leas y aceptes la política de protección de datos de la web. Tus datos serán almacenados en GetResponse, un proveedor de email marketing que también cumple con el RGPD.

Más Artículos

Tu relación con la comida

En las sesiones de Coaching NutriEmocional, hay algunas preguntas que me repiten mucho (de estos meses atrás, más). «¿Por qué

Cuerpo ideal vs. cuerpo real

Una persona que acepta su cuerpo, tal cual es, que no controla ni busca una perfección prácticamente inexistente, es una