“El peso es consecuencia de la mala gestión de emociones y hábitos”

28 noviembre, 2016
Entrevista realizada para YOLD
En los últimos tiempos, algunos conceptos nuevos vienen a cambiar la forma de luchar contra problemas como la obesidad, dirigiendo la mirada, no solo a lo que comemos, sino a por qué y cómo lo comemos. May Morón, experta en Dietética y coach personal, propone, en primer lugar, cambiar nuestros conceptos y pensamientos sobre la comida. Hoy nos da más claves sobre su trabajo.

Gente Yold.: Según las estadísticas, un 40% de españoles sufre exceso de peso ¿a qué es debido?
M. M.
: -“A muchos factores, falta de información, información engañosa, falta de conciencia, no hay una educación alimenticia, malos hábitos, costumbres (casi todo gira en torno a la comida), mucho consumo de alimentos procesados, refinados, azúcares en los productos… Vamos deprisa, estrés, pagamos con el alimento nuestras frustraciones (enfado, estrés, soledad, ansiedad…)”.

may-moron-jpg

G.Y.: ¿Por qué cuesta tanto adelgazar?
M. M.: -“Porque tenemos unos hábitos y costumbres adquiridas y cuesta mucho soltar. Por un lado, queremos estar “divin@s” , pero por otro, no queremos cambiar ciertos hábitos. Hay una desconexión absoluta entre cuerpo-mente-emociones. Comemos a veces, no por hambre sino para calmar el estado en el que nos encontramos (igual con tabaco y alcohol y relaciones tóxicas). El peso se va acumulando progresivamente, no echamos cuenta. En vez de ocuparnos y prevenir, seguimos quejándonos, pero no hacemos nada. Solemos empezar a preocuparnos cuando tenemos un susto (médico, malestar o nos sentimos poco ágiles por los kilos y faltos de energía), o algo pasa para tomar acción”.

“COMEMOS A VECES, NO POR HAMBRE, SINO PARA CALMAR EL ESTADO EN EL QUE NOS ENCONTRAMOS (IGUAL CON TABACO Y ALCOHOL Y RELACIONES TÓXICAS)”.

G.Y.: Usted plantea el tema de la nutrición desde la práctica del coach... ¿Puede explicarnos su forma de trabajar? ¿qué es una coach nutricional?
M.M.: -“Yo te digo lo que hago yo. Ya que hay muchos coaches y no todos somos iguales. El coaching nutricional, para mí, es un proceso de cambio, no es una dieta, no es una fórmula mágica, no es algo rápido… El peso es una consecuencia de una mala gestión de emociones, malos hábitos, creencias limitantes… Hay que ir la raíz del problema y no a la consecuencia en sí, que son esos kilosEs un proceso de acompañamiento-entrenamiento, donde se trabaja de forma integral cuerpo-mente-gestión de emociones. Es empezar un estilo de vida saludable, dejar atrás, además de los kilos y malos hábitos, todas esas creencias y viejos patrones de conductas que nos limitan. Es encontrar un equilibrio entre tus elecciones dietéticas, tu estilo de vida, tu peso saludable y el disfrute. Es aprender a darle a tu cuerpo lo que necesita, lo que le conviene desde la conciencia y la elección (no es privación, carencia, restricción como tenemos asociado con dietas de adelgazamiento)Es aprender a respetarnos, mimarnos, conectar con uno mismo y con el alimento. En definitiva, es un proceso de auto-conocimiento. Es el comienzo de un estilo de vida sin fecha de fin”.

Eating addiction health care concept with a group of metal fish hooks using fast food as human bait as fried chicken hamburgers and french fries as a symbol of the dangers of being hooked on sugar fat and salt.

Nacida en Sevilla, May Morón se formó inicialmente en Derecho; después de trabajar durante más de doce años en departamentos de Recursos Humanos de grandes empresas, decidió formarse y seguir aprendiendo e investigando en la relación entre la alimentación y las emociones. Entre los testimonios de personas con los que ha trabajado destacan aquellos que han podido dejar el tabaco con su ayuda, y los que han logrado cambiar totalmente de hábitos nutricionales y adelgazar, después de una vida de intentos frustrados. May ha recopilado sus experiencias en el libro “¿De qué tienes que desprenderte para adelgazar?” Como coach, utiliza además algunas de las técnicas más modernas, como hipnosis y mindfulness. 

may-moron2-jpg

G. Y.: May, dentro de su propuesta también está el mindfulness eating ¿Qué significa?


M.
M.: -“Es simplemente `atención plena´ en el acto de comer, estar conectados en el presente, sin distracciones, disfrutando, masticando, sentarse y disfrutar de cada bocado. Cuando comes, solo comes, así empiezas a distinguir las señales de saciedad, el estar satisfechos y no llenos, el hambre física y emocional… Cuando se practica empiezas a conectar, no vas en automático y sabes cuándo parar, por lo que comes lo que necesitas y no más. Así es fácil empezar a recuperar ese peso saludable”.

“EL COACHING NUTRICIONAL ES UN PROCESO DE AUTO-CONOCIMIENTO. ES EL COMIENZO DE UN ESTILO DE VIDA SIN FECHA DE FIN”.

G.Y.: Igualmente, usted trabaja con hipnosis, como parte importante de su trabajo ¿Cómo afecta la hipnosis en la consecución del objetivo? ¿Es seguro?

M. M.: -“Sí, es seguro. La hipnosis es un estado de relajación profunda, es terapéutica, es una visualización guiada donde conectas con el subconsciente, pero la persona está consciente en todo momento. Es una herramienta más para aplicar en determinados casos a los clientes; es un refuerzo a veces muy potente”.

G.Y.: Según sus teorías, nuestra salud podría depender en gran parte de cómo gestionamos nuestros pensamientos, ¿no es así?


M.M.: -“En el pensamiento está la raíz de todo. Hay un pensamiento que nos hace desconectar del presente y nos lleva al pasado que no es, o al futuro que tampoco, eso nos genera unas emociones de estrés, ansiedad… que generan unas acciones: comemos más, o fumamos, o comemos alimentos que no nos convienen para calmarnos. Y eso genera unos hábitos. Y ya tenemos el bucle. Es tremendo el diálogo interior que tenemos, somos nuestro peor enemigo.

Además, dónde va el foco, va tu energía, nos enfocamos en lo que no queremos, no nos gusta… y damos constantemente de comer a esos pensamientos que se hacen cada vez mayores. ¡Menudas historias nos contamos que nos llegamos a creer! Es más, la mayoría de las cosas por las que nos preocupamos no llegan a pasar, tenemos unos pensamientos que son irracionales que nos generan un malestar gratuito. Por eso la importancia de estar en el presente y en el aquí y ahora. Y enfocarnos en lo que sí queremos. Lo que crees, creas, así que cuidado con lo que pensamos”.

“COMEMOS MÁS, O FUMAMOS, O COMEMOS ALIMENTOS QUE NO NOS CONVIENEN PARA CALMARNOS”.

G.Y.: Dentro del universo de alimentación con el que actualmente contamos, ¿cuáles son sus preferencias? ¿prepara usted dietas para sus pacientes?


M.M.: -“Yo soy partidaria de unos buenos hábitos, una dieta saludable, basada en legumbres, vegetales y hortalizas, frutas, semillas, proteínas de calidad como huevo de granja o pescados frescos… y agua de calidad y filtrada. Y moderar las cantidades, no hay que salir redondos de la mesa. Eliminar o reducir todo lo que podamos los alimentos procesados, refinados, grasas trans y la ingesta de alcohol. Y consumir productos locales y de temporada. 

Yo no pongo dietas, cada persona es un mundo, yo quiero que la persona cambie su relación con la comida, si llevo unos registros de lo que comen y doy pautas y si la persona está perdida, sí me meto un poco más, aunque me gusta que sea la persona la que elija y la que aprende qué comer y cómo. Cuando una persona se quiere y respeta a sí misma, toma conciencia y come comida de verdad, empieza a comer alimentos saludables. No falla. Eso sí, yo hablo siempre de cierta flexibilidad 80-20%. Ese 20% es a veces, saltarse las reglas desde la conciencia. En mi caso, por ejemplo, es tomarme uno o dos vinitos ocasionalmente cuando estoy con amigos o familia, en momentos especiales”.

plate of greek salad on wooden table

“CUANDO UNA PERSONA SE QUIERE Y RESPETA A SÍ MISMA, TOMA CONCIENCIA Y COME COMIDA DE VERDAD“.

G.Y.: ¿Puede contarnos algún caso especial de la gente con la que ha trabajado?


M.M.: -“Tengo muchos: chicas que siempre habían estado gorditas y que pensaban que no podían adelgazar; personas que gestionando sus emociones han adelgazado; personas que tenían bloqueos desde la infancia y se han trabajado y han hecho que pierdan peso; trastornos alimenticios que han buscado conflicto y se ha solucionado… Hay muchos y muy variados, hay testimonios en la web. Incluso gente que leyéndose mi libro cambiado sus hábitos y ha adelgazado. Es importante encontrar un sentido a la vida y un para qué, muchas veces no le vemos el sentido a nada, por eso nos calma el comer. Es convertirse en nuestro mejor amig@, soltar y desapegarnos de muchas cosas que indirectamente nos hacen engordar o no nos dejan adelgazar”.

“ES IMPORTANTE ENCONTRAR UN SENTIDO A LA VIDA Y UN PARA QUÉ; MUCHAS VECES NO LE VEMOS EL SENTIDO A NADA, POR ESO NOS CALMA EL COMER”.

G.Y.: ¿Qué recomendaciones en general daría usted para todos los que ya hemos entrado en la mediana edad?


M. M.: -“Hábitos saludables: unos minutos de meditación y desconexión al día (15 minutos para empezar estaría bien); ejercicio físico a diario (más vale un poco todos los días que mucho durante un mes); llevar una buena alimentación basada en lo comentado anteriormente y descansoY sobre todo buscar un para qué a su día a día: un hobby, una distracción, cosas que le gusten y motiven… rodearse de relaciones sanas y que le aporten energía”.