¿Tienes un estilo de vida saludable?

¿O eres de esas personas que acudes a las dietas, solo durante un tiempo? sí, con la intención de perder esos kilitos que te sobran para luego volver a tus antiguos hábitos.

¿Sabes? En la sociedad actual solemos asociar la palabra dieta con perder peso. Con descartar ciertos alimentos. La tenemos asociada también, a restricción, privación, escasez… en definitiva, a pasar hambre y con ello, el consiguiente sacrificio.

Y te hago un inciso, para aclararte que etimológicamente, la palabra «dieta» proviene del griego dayta, que significa “régimen de vida”, en el sentido de “estilo de vida”. Es decir, no es algo con fecha de principio y fin.

Aquí está el gran error. Si vas con esa mentalidad, de temporalidad, de esfuerzo, de sacrificio, de privación…es difícil , muy difícil, de sostener en el tiempo, ya que te genera más dolor y malestar, que placer. En el corto plazo no ves esos beneficios de llevar una vida saludable, tu objetivo es solo quitar, bajar, soltar…esos kilos (cuando los pusiste, no pensaste en ello…jiji)

Por eso, cuando terminas una dieta, vuelves a engordar, porque acudes a los hábitos antiguos y todo lo prohibido, pasa a estar de nuevo en tu mente como disponible.

No ha habido una mentalidad de continuidad, de adherencia. De integrar esos hábitos como un estilo de vida.

No ha habido esa toma de consciencia. Ni motivación para que ese cambio sea de verdad y para siempre.

Tu mente consciente quiere un objetivo, ADELGAZAR, y va en esa dirección, por eso, empiezas con muy buen propósito la dieta, el ejercicio físico…empiezas a poner acción con esa intención: ¡Quiero adelgazar! ¡Y lo quiero ya!

¿Y qué pasa? Que la mente subconsciente analiza y dice: ¿Qué significa este objetivo? ummm ¿levantarme temprano para hacer deporte? ¿dejar de comer embutidos? ¿no tomar alcohol? ¿ni dulces…? ¡ufff! ¡ni de coña!

Y se pregunta: ¿este conseguir este objetivo es doloroso o placentero?… ya te digo, que ganará la opción más fuerte. La fuerza de voluntad no funciona, si no hay esa motivación suficiente.

Para alcanzar un resultado diferente hay que hacer las cosas de diferente manera, esto es de sentido común, pero…ya sabes que es el menos común de los sentidos.

Entonces, si haces un cambio de alimentación durante un tiempo y después vuelves a los hábitos (insanos) de siempre, no hay que ser muy inteligente para saber lo que va a suceder luego. Vuelven tus hábitos antiguos y con ellos tus kilitos y a veces, hasta alguno más de propina por haber estado tanto tiempo pensando en privación y sacrificio.

Te invito a  cambiar el concepto de dieta, tal como lo tenemos hoy día asociado (privación, escasez, pasar hambre…), por el de ESTILO DE VIDA SALUDABLE. Por elección de vida.

Se trata de aprender a comer de una forma saludable, alimentos reales, los de toda la vida, (los que no suelen llevar etiquetas: frutas, verduras, hortalizas, semillas, legumbres, cereales integrales, proteínas de calidad…).

Se trata de  QUERER CAMBIAR tus hábitos y decidir y ELEGIR hacerlo, no solo porque quieres adelgazar. Sino por salud, porque es algo bueno para ti, para tu familia, para tu autoestima, para tu cuerpo, tu imagen….para una buena calidad de vida. Para llegar a viejito y viejita con mucha energía y vitalidad.

Es necesario, parar, reflexionar, TOMAR CONSCIENCIA y tener una gran dosis de MOTIVACIÓN. Y por supuesto un DESEO de verdad, en lo más profundo de TI, de QUERER un CAMBIO PARA SIEMPRE.

Y es más, sabiendo que no es fácil, porque la sociedad, la publicidad, la industria alimentaria…no lo pone fácil…aún así, saber que es la mejor decisión que puedes tomar, por muy ricos y palatables que sean ciertos alimentos (“más bien cosas comestibles ricas”).

Transforma tu comida, en un estilo de vida que puedas mantener en el tiempo y te permita tener tu peso saludable y sentirte bien por dentro y por fuera. Encuentra ese equilibrio entre disfrutar, tu peso saludable y tus elecciones de vida.

No empieces una dieta que terminará algún día. No hagas más dieta. ¡Eso no es VIDA! Mejor elige un cambio de hábitos y comienza con un nuevo estilo de vida que perdure para siempre.

Cuando buscas resultados rápidos, los cambios no suelen ser duraderos, es difícil que sean perdurables a la largo plazo, no da tiempo a que se integren esos nuevos hábitos, además…esa motivación es muy pobre.

Plantéate, si quieres, de verdad, tener un peso saludable, ponerte otro tipo de ropa, sentirte bien por dentro y por fuera…un cambio para siempre.

No pongas el foco en perder peso, en la báscula. Mejor, piensa en salud, en calidad de vida, en un estilo de vida saludable….

Muchas veces, para conseguir eso que quieres hay que dejar de hacer cosas…jaja, ¿qué te creías?  y por supuesto hacer otras nuevas.

Habrá momentos que se te hará un poco cuesta arriba, que requiera de cierto esfuerzo, pero…si tienes claro tu objetivo, tu perseverancia harás que esos hábitos nuevos, vayan dejando atrás los hábitos antiguos e insanos.

Cómo me decía mi madre de pequeña:  “El que algo quiere, algo le cuesta”

Tienes que elegir, y mejor hazlo desde el adulto responsable. No hay decisiones ni buenas ni malas, solo resultados y sus consecuencias. Si tus resultados no son los que quieres, mira si te compensan.

Te digo también, que los beneficios, a nivel subconsciente, de tener unos kilos de más, son casi siempre mayores que los beneficios de adelgazar y conseguir un peso saludable, si no, estaríamos todos con normo-peso y no es así…de hecho, cada vez, hay más personas con problemas de salud, por el exceso de peso, desde muy temprana edad. ¡Algo no estamos haciendo bien, pero … seguimos!

Ya has visto que subconscientemente, la comida (normalmente basura, o el tabaco, el alcohol… ) es, en muchos casos, una barrera de protección o de cobijo de los “ataques” del exterior (época de estrés, una ruptura, desempleo, vidas vacías, aburrimiento…), es como un analgésico o anestesia que te ayuda a taponar esas emociones negativas, es un simple instrumento para acallar tus malestares, al que acudes para sentirte mejor, o eso crees, aunque luego te sientas peor.

Hay que dejar de acudir a la comida como “falso solucionador de problemas y malestares”, hay que empezar a solucionar los problemas de una forma más adulta y responsable.

Por eso, tienes que saber tu PARA QUÉ, sí… ¿Para qué quieres adelgazar? ¿Para qué quieres tener una vida saludable? Y por otro lado, saber qué vas a a perder o dejar atrás. Es decir, si te va a compensar emocional y mentalmente.

Si tomas la decisión de comer sano, dejar atrás viejos hábitos y creencias obsoletas…tendrás unas consecuencias y el coger el camino de comer de más, de comer comida basura… también.

Ya sabes que no existen las varitas mágicas y los cambios desde el interior, son más lentos…pero son seguros.

Te repito, de nuevo, si quieres adelgazar y tener un peso saludable, tienes que estar en disposición a pagar ese “precio” (empezar a hacer cosas y dejar de hacer otras).

Si, se que te gustaría adelgazar sin tener que “pagar precios”, pero… no te engañes, es imposible. Y ya sabes, que las dietas milagros, no sirven, es más, al poco tiempo, te dejan peor que estabas.

Así que pregúntate:

  • ¿Qué gano y qué pierdo si elijo un estilo de vida saludable sin fecha fin?
  • ¿Qué gano y qué pierdo si sigo comiendo más de la cuenta, productos procesados, refinados, bebiendo refrescos, alcohol, llevando una vida sedentaria…etc?

Sopesa y toma una decisión. ¡¡Tú ELIGES!!

Sé que he escrito mucho, pero …te lo resumo en esta frase:

“Te propongo más que un cambio: Transforma tu alimentación en un estilo de vida saludable”.

Hasta aquí por hoy. Y porfi… déjame tus comentarios, me encantará leerte y… comparte si te ha gustado y crees que podemos llegar a más personas para que tomen consciencia.

May

(Articulo publicado en La Cocina Alternativa )

***

PD. Si no has leído aún mi libro: ¿De qué tienes que desprenderte para adelgazar?

Puedes adquirirlo en la Web, pinchando aquí. Te lo recomiendo, no porque lo haya escrito yo, no porque haya estado nominado a los premios Círculo Rojo  2017 (en la categoría de crecimiento personal), sino por el  cambio de paradigma que conlleva. Porque es un libro completo, cargadito de aprendizajes y además, tiene un kit de 10 herramientas, al final del libro, para poner en práctica sobre la marcha.

Ebook

Descárgate GRATIS el e-book

Adelgaza con la práctica de la Alimentación Consciente
 

Responsable del fichero: May Morón Romero  

Finalidad: envío de mis publicaciones así como correos comerciales. La Legitimación: es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mi plataforma de email marketing Active Campaign cuyo titular es Active Campaign LLC, alojada en EEUU y suscrita al EU PrivacyShield. Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos enviando un email a maymoron@gmail.com o ante la Autoridad de Control. Encontrarás más información en mi Política de Privacidad.

Ebook

Descárgate GRATIS el eBook

Adelgaza con la práctica de la Alimentación Consciente

Responsable del fichero: May Morón Romero. Finalidad: envío de mis publicaciones así como correos comerciales. La Legitimación: es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mi plataforma de email marketing Active Campaign cuyo titular es Active Campaign LLC, alojada en EEUU y suscrita al EU PrivacyShield. Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos enviando un email a maymoron@gmail.com o ante la Autoridad de Control. Encontrarás más información en mi Política de Privacidad.