¿Alguna vez has tenido esa sensación de que comes de manera automática? ¿como si fuera algo que está más allá de tu control consciente?

 

Realmente, el acto de comer, no es un proceso automático (aunque parezca, a veces, que sí). Los procesos automáticos son involuntarios, como por ejemplo, el latir de tu corazón, la digestión de los alimentos…Tú no decides cuando late tu corazón, ni cuándo se pone en funcionamiento el proceso digestivo pero, tú si decides comer.

 

¿No te parecen buenas noticias? porque esto significa que puedes aprender a controlar mejor las decisiones que tomas a la hora de comer.

 

El pensamiento siempre viene primero. Es posible que no seas consciente de ello, pero siempre hay un pensamiento antes de comer.

 

Por ejemplo, tienes un paquete de galletas en la cocina y si comes la galleta, tienes que ir a la cocina, coger el paquete, abrirlo, coger la galleta y metértela en la boca. Todo eso no es involuntario.

 

Los pensamientos influyen sobre tus actos. Antes de comer la galleta, has pensado en ella, y puedes hacer dos cosas, según el tipo de pensamientos, o puedes ir a la cocina, cogerla y comerla o, aceptar que te apetece pero no te la vas a comer porque no quieres picar entre horas y más snacks insanos. Es decir, puedes elegir, comerla o no comerla.

Los pensamientos que te llevan a actuar de forma desfavorable, son pensamientos saboteadores. Y los pensamientos que te llevan a actuar de manera más favorable, son pensamientos productivos.

 

Lo importante, es aprender a controlar y a responder a esos pensamientos saboteadores. Ya que a veces, incluso un pensamiento saboteador te lleva a otro y otro y acabas en tu bucle particular. Puede que te hayas comido una galleta y como ya te has abierto la veda, acabas con el paquete entero. ¡Total, ya la he fastidiado, que me más da 1 que 4, que el paquete entero!

 

Y te preguntarás ¿cómo puedo controlar y responder a mis pensamientos saboteadores?

 

En las sesiones de coaching, funciona muy bien, tener tarjetas con recordatorios. Ya que, en la gran mayoría de ocasiones, cuando vas a la cocina, en cuasi- automático, tener una tarjeta pegada en frigorífico, o un post-it, con alguna frase que te recuerde, por ejemplo, que no es hora de comer; qué estás trabajando tu resistencia a las tentaciones; que si comes ese algo insano, tendrás un placer momentáneo pero que después te sentirás peor… cualquier frase que te conecte de nuevo contigo misma y puedas tomar una decisión acertada, más acorde a tu objetivo saludable.

 

Puedes aprender a controlar esos pensamientos, es cuestión de entrenamiento y para ello, la toma de consciencia y la atención a lo que ocurre en cada momento, es fundamental.

 

Los pensamientos improductivos pueden sabotear cualquier objetivo saludable ya que, te animan a comer y te justifican además, el que lo hagas.

 

¿Te suenan frases como: “sé que no debo comerlo, pero por un día no pasa nada; he tenido un mal día; si no lo como, irá a la basura; me apetece mucho comerlo; todo el mundo lo hace; estoy de celebración; mañana empiezo…?

 

Este tipo de pensamientos improductivos, además, merman tu seguridad y la confianza en ti misma, ya que, no solo te hacen comer lo que no debes, sino que después de haber comido ese algo insano, o más de la cuenta, te aparecen pensamientos como, “no debería de habérmelo comido; soy muy débil; así no voy a ser capaz de perder peso; tengo poca fuerza de voluntad; soy un desastre; no me funciona nada; no me puedo controlar….

 

Es más, este tipo de pensamientos saboteadores incrementan tu nivel de estrés, de ansiedad y malestar… por lo que no te llevan por buen camino.

 

Si pones atención, antes de lanzarte a comer, te darás cuenta de que ese acto de comer, empieza siempre, antes, con un desencadenante. Los pensamientos saboteadores aparecen cuando hay alguna situación, que estimula tu pensamiento. Es decir, hay un estímulo y una respuesta.

 

Ese estímulo puede ser:

 

  • Ambiental, es decir, por el olor, por el sabor.
  • Biológico: hambre o sed, o incluso un deseo compulsivo de comer.
  • Mental: te imaginas comiendo algo que te gusta mucho y acaba sucumbiendo a la tentación.
  • Emocional: aburrimiento, estrés, ansiedad o por recompensa o premio.
  • Y social: todo el mundo lo hace y haces lo mismo que los demás.

 

Si consigues identificar los desencadenantes de los pensamientos saboteadores, que te llevan a comer de un modo desfavorable, puedes minimizar la exposición a dichos pensamientos y cambiar tu reacción ante ellos, para así tomar buenas decisiones.

 

La cadena de sucesos que te lleva a comer es muy simple:

 

  • Aparece un desencadenante: por ejemplo, un compañero de oficina, te ofrece una galleta.
  • Tienes un pensamiento: “qué buena pinta tiene”.
  • Tomas una decisión: “voy a probar solo una”.
  • Y actúas: te comes, no una, sino varias.

 

A veces, incluso, hay una lucha interior previa: “creo que voy a comérmelo, pero no debería, pero me apetece mucho. Pero sé, que no debería de comérmelo… pero tiene tan buena pinta”….. y esa discusión interior, te hará que tomes una u otra decisión dependiendo de si tienes o no entrenado tu “músculo de la resistencia”.

 

Entrénate para neutralizar esos pensamientos saboteadores, que te conducen a comer de forma inapropiada.

 

Lleva tú el control, para que te permita empezar un estilo de vida saludable, y que el hecho comer de una forma sana, se convierta en una prioridad para ti, más importante que complacer a otras personas, o satisfacer un deseo momentáneo, que sabes, de sobra, que no te compensará a posteriori.

 

Así, hasta que lo hagas un hábito y encuentres ese equilibrio interior, entre disfrutar, tu peso saludable y tomar buenas elecciones.

 

PD. Te recuerdo por si no lo sabes que el próximo martes 13 (si, jiji…martes y 13), voy a dar una conferencia online: “LOS 5 PILARES PARA ADELGAZAR SIN HACER DIETAS”. Es completamente gratuita y la he preparado con mucho cariño y con contenido de valor práctico, para conseguir tu objetivo de adelgazar de una forma saludable. ¿Será uno de esos pilares los pensamientos saboteadores?…

 

Ebook

Descárgate GRATIS el e-book

Adelgaza con la práctica de la Alimentación Consciente
 

Responsable del fichero: May Morón Romero  

Finalidad: envío de mis publicaciones así como correos comerciales. La Legitimación: es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mi plataforma de email marketing Active Campaign cuyo titular es Active Campaign LLC, alojada en EEUU y suscrita al EU PrivacyShield. Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos enviando un email a maymoron@gmail.com o ante la Autoridad de Control. Encontrarás más información en mi Política de Privacidad.

Ebook

Descárgate GRATIS el eBook

Adelgaza con la práctica de la Alimentación Consciente

Responsable del fichero: May Morón Romero. Finalidad: envío de mis publicaciones así como correos comerciales. La Legitimación: es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mi plataforma de email marketing Active Campaign cuyo titular es Active Campaign LLC, alojada en EEUU y suscrita al EU PrivacyShield. Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos enviando un email a maymoron@gmail.com o ante la Autoridad de Control. Encontrarás más información en mi Política de Privacidad.