Vamos a usar la imaginación unos minutos…..déjate llevar, léelo lento y observa que te llega y sientes.

Vamos allá….

¿Te imaginas qué….?

Te levantas un día convencid@ que puedes conseguir aquello que quieres.
Te sientes saludable y con energía para afrontar tu día a día.
Te alimentas de una forma responsable y saludable, dándole a tu cuerpo aquellos alimentos que necesita y las cantidades adecuadas y una buena hidratación.
Combinas tu dieta saludable con tu vida social, DISFRUTANDO.
Te permites decir NO a aquello que no quieres para ti.
Tienes un peso saludable.
Te gusta la imagen que ves en el espejo, te ves guap@, 
Haces ejercicio físico, te mueves y le das a tu cuerpo y mente el descanso necesario.
Te sientes a gusto y contigo mism@

Y lo más importante…sientes un estado interior de tranquilidad independientemente de tus circunstancias personales.

Ummmm…¿Te imaginas?

¿Cómo te gustaría verte y sentirte dentro de un año?

Ya sabes que un sueño sin acción es una fantasía. Aunque eso sí, primero tenemos que verlo en nuestra mente, sentirlo y luego poner acción hasta conseguirlo.

Para que se haga real, necesitas 3 cosas importantes:

**Tomar una decisión de QUÉ es lo que realmente QUIERES en relación con tu estilo de vida y tus hábitos actuales y PARA QUÉ lo quieres.

**COMPROMISO FIRME 100% contigo mism@ de que vas a perseverar hasta que lo logres.

**CONSTANCIA Y PACIENCIA. No hay soluciones mágicas ni dietas mágicas. Lo importante es levantarte una vez más de las que te caes (como los bebés)

Si, si…pero ¿cómo consigo los resultados?

Lo primero es tomar conciencia de tus hábitos actuales: ¿Cómo comes, cantidades, ingestas, tipos de alimentos, si comes cuando estas aburrid@, estresad@, si comes lento-rápido, si eres consciente cuando comes…? ¿Qué pensamientos tienes con respecto a ti, tu cuerpo, tu imagen, la comida…? ¿Cómo te hablas? ¿Qué excusas te pones?  ¿Cuáles son tus obstáculos? ¿Haces ejercicio y te mueves?..

Identificar todas esas conductas automáticas poco saludables, para cambiarlas, poco a poco, por otras saludables.

Y definir UNA META a conseguir, poner un plazo realista, mirar con qué recursos, opciones y alternativas cuentas y muy importante poner por escrito tu plan de acción detallado, realista y sobre todo, retador (nada de conformarse con el “5 por los pelos”, mínimo hay que ir a por el notable).

Y por supuesto, pide ayuda o apoyo si crees la necesitas…

 

Bueno y entonces….¿Cuándo vas a empezar a cuidarte? ¿Vas a esperar como todos los años a la vuelta de vacaciones, para nuevo año…?

Déjame tus comentarios y dime cuál será tu reto, qué vas a hacer para conseguirlo y cuándo empiezas.

Un abrazo

May