Últimamente, mucha gente me pregunta: ¿qué es eso del Coaching Nutricional- Emocional?

De hecho, piensan que es igual que el trabajo de un nutricionista-dietista (profesional sanitario con carrera universitaria). Puede que coincida y el profesional sea nutricionista-coach,  también tenga la formación certificada en coaching y puede que no, que sea uno o lo otro.

De hecho, son dos figuras que se pueden complementar perfectamente. El nutricionista trabaja con otro enfoque diferente, se enfoca en el peso en sí, interviene en la alimentación, preparan menús, dan consejos, trabajan patologías, …hacen un trabajo fabuloso.

Incluso, algunos de ellos, están ahora haciendo un trabajo de divulgación muy muy bueno, desmontando falsos mitos, aportando mucho valor a una sociedad, está actualmente tan desinformada… (Aitor Sánchez, Julio Basulto, Carlos Casabona…).

Aunque ya sabemos, que a veces las dietas y el ejercicio físico no son suficientes, hay algo más. Hay una parte mental y emocional que no se suele trabajar.

Es más, la persona normalmente que hace un proceso de coaching de este tipo, o la mayoría de mis clientes, al menos, son personas que han probado todo tipo de dietas, productos, tratamientos estéticas, tablas de ejercicios…, de toooooodo, algun@s saben perfectamente incluso la teoría, PERO…saben que hay algo más, algo que no ven o no son conscientes y que le obstaculiza a la hora de tener su peso saludable.

En un proceso de coaching, la persona, no es un paciente, es un cliente o coachee. El coach no le dice NUNCA  a la persona lo que tiene que hacer (ni lo que tiene que comer…) ya que la persona es la responsable durante todo el proceso, ella elige en todo momento. Esto a mí me ha molado siempre mucho. Yo soy responsable, yo elijo.

Es más, cambia hasta el vocabulario:

  • La palabra problema, se convierte en reto.
  • La palabra culpa, en responsabilidad.
  • La palabra dieta-régimen, en estilo de vida saludable.
  • La palabra fracaso, error, ¡uy!, que poco me gusta, en aprendizaje
  • La vida, pasa a ser una escuela donde hay muchas lecciones y maestros…

Así que, el Coaching Nutricional-Emocional, no es una dieta, tampoco es la panacea ni tiene fórmulas mágicas

Hay que ponerse en ACCIÓN. ¡Hay que trabajar! es un trabajo interior muuuuuuy chulo y gratificante, aunque a veces, no te voy a engañar, “durete” incluso, en ocasiones largo (sí, un proceso largo pero seguro). Ya que el peso, los kilos de más (da igual el número sobrante) hablan de un@ mism@, de sus experiencias, de su bagaje emocional, de sus heridas emocionales… 

Y no es para todo el mundo, ya que no a todos les gusta mirar dentro y dejar de echar balones fuera, no todo el mundo está dispuesto a responsabilizarse de su vida, de su cuerpo, de su salud (física-mental-emocional)…para much@s es más fácil seguir como están, en lo conocido, en modo queja, víctima…y es muy respetable, es una elección, su elección.

Y cómo ahora, hay de todo en el mercado, quería aclararlo. Además últimamente muchos “profesionales”, se ponen con facilidad la etiqueta de “coach”, ¡parece que se ha puesto de moda! y esto me da mucho yuyu, ya que se puede hacer un roto, donde hay solo hay un descosido, como decía uno de mis mentores. Cada uno tiene que saber hasta donde puede llegar y retirarse y delegar cuando no es del ámbito de cada uno.

Yo te voy a contar lo que hago yo, según mi formación certificada en Coaching por Asesco, (además de toda la formación complementaria al coaching, como: Practitioner en PNL, Inteligencia Emocional, Alimentación consciente, biodescodificación, …) y añado no solo la experiencia profesional de casi 1/2 millar de clientes, también la mía propia de adolescente (sí, mi relación conmigo misma y con la comida no fue siempre tan divina…aunque este tema no es de este post).

El coaching nutricional emocional, como yo lo trabajo: es un viaje de autoconocimiento, es un proceso de trabajo interior, es bucear dentro de uno mismo: “las respuestas están en el interior”.

El foco no está en el peso en sí, ni en la báscula, ni en las calorías (como sí es el caso de un nutricionista, por ejemplo). El foco está en la raíz-causa del problema, el peso es consecuencia de muchas cosas que no se ven (creencias limitantes, malos hábitos, gestión de emociones, estrés, entorno, el transgeneracional…).

Lo más importante es cambiar la relación insana que la persona tiene con la comida, que al final es la relación con un@ mism@. Por eso lo del trabajo interior.

Es un proceso de acompañamiento, de entrenamiento personalizado. Donde se trabaja, no solo la parte física (el cuerpo), también la parte emocional (gestión emociones) y la mental (los pensamientos). Es un trabajo holístico cuerpo-mente-emociones. Es encontrar ese equilibrio mente-cuerpo.

Para mí, es una filosofía de vida, un cambio de mentalidad, una elección. Es dejar atrás viejos patrones de conductas, creencias obsoletas …y además, es dejar atrás todos esos kilos sobrantes, esos viejos e insanos hábitos, que te limitan y no te dejan avanzar.

Es aprender a buscar ese equilibrio y armonía entre un estilo de vida saludable, el disfrute y las elecciones dietéticas, manteniendo un peso saludable.

Es aprender a darle al cuerpo lo que necesita y mejor le conviene en cada momento (y no tiene por qué ser comida), desde la consciencia. Aprender a nutrir no solo nuestro cuerpo físico, también el mental, el emocional, y claro está el espiritual.

Resumiendo, es una elección de vida y un compromiso con un@ mism@, con el cuerpo (nuestro vehículo terrenal), con la imagen (sí, no nos engañemos, la imagen es importante), con la salud, con el bienestar (físico, mental y emocional).

Es aprender a cuidarse, mimarse, respetarse, valorarse …es conectar con un@ mism@.

En definitiva, ¡soltar ese bagaje emocional! Es el comienzo de un estilo de vida sin fecha de fin.

Espero que te haya gustado o al menos aclarado algo.

Déjame tus comentarios, ya sabes que me encanta compartir e interactuar. Y si te surge cualquier duda, pregunta, estaré encantada de responderte. Y porfi, comparte si te ha gustado.

Un abrazote de esos que llegan directamente al alma.

May

 

***

Puedes saber más aquí sobre coaching nutricional y sobre mi formación aquí 

Te invito a que te leas gratis, el primer capítulo de mi libro: ¿De que tienes que desprenderte para adelgazar?, libro nominado en los Premios Círculo Rojo 2016 en la categoría de crecimiento personal. ¡Un cambio de paradigma brutal!